El equilibrio nutricional, clave en salud mental

El equilibrio nutricional, clave en salud mental

El equilibrio nutricional, clave en salud mental

El equilibrio nutricional, clave en salud mental

Nutrición saludable
Nutrición saludable

REVISION EN 'THE LANCET PSYCHIATRY'


La nutrición se ha convertido en un factor clave que explica la elevada prevalencia e incidencia de enfermedades mentales muy frecuentes, como la depresión.

Vicent Balanzá, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Valencia.

Una revisión científica elaborada por miembros de la Sociedad Internacional de Psiquiatría Nutricional (ISNPR) y publicada en The Lancet Psychiatry ha confirmado que la calidad de la dieta y las deficiencias de ciertos nutrientes esenciales son determinantes básicos para la salud física, pero también la mental. Según Vicent Balanzá, profesor de Psiquiatría en la Universidad de Valencia y miembro del comité ejecutivo de la ISNPR, "la nutrición se ha convertido en un factor clave para la elevada prevalencia e incidencia de enfermedades mentales muy frecuentes, como por ejemplo la depresión".

Balanzá, del Centro de Investigación Biomédica en Red en Salud Mental (Cibersam), ha hecho hincapié en que para lograr un funcionamiento óptimo, el cerebro humano "necesita una adecuada ingesta de nutrientes claves, como los ácidos grasos polinsaturados de cadena larga omega-3, aminoácidos esenciales, vitaminas del grupo B (ácido fólico y B12), vitamina D y minerales como el zinc, el magnesio y el hierro". En este contexto, "una dieta equilibrada y de alta calidad, como es la mediterránea, los aporta; tenemos constancia de que reduce el riesgo de depresión".


Relacion nutricion con salud mental



Históricamente, "la relación entre la nutrición y la salud mental fue ignorada o estudiada de forma poco rigurosa. Sin embargo, en los últimos años se han acumulado pruebas científicas sólidas que señalan que la dieta y esos nutrientes esenciales desempeñan un papel destacado en la etiología y el tratamiento de enfermedades comunes, como la depresión".

La relación entre la calidad de la dieta y la depresión se basa en numerosos estudios epidemiológicos realizados en varios países: "Las revisiones y metanálisis muestran unas tendencias claras respecto a dos grandes patrones dietéticos. Por un lado, las dietas de pobre calidad, como las basadas en alimentos altamente procesados, se asocian con un aumento del riesgo de depresión y peor salud mental. Por el contrario, cuanto mayor es la adherencia a dietas de alta calidad, como la mediterránea, menor es el riesgo de desarrollar depresión. Ésta fue la conclusión del conocido estudio de cohortes SUN, publicado por Almudena Sánchez-Villegas y colaboradores".


Ensayos clinicos


Sin embargo, la relación entre dieta y salud mental es compleja y bidireccional y, para establecer relaciones de causalidad, "es necesario disponer de ensayos clínicos que examinen los efectos de las intervenciones dietéticas". En este momento, "no cabe afirmar que la depresión se cura únicamente con una dieta saludable". Por otra parte, desde la ISNPR proponemos que los próximos ensayos clínicos en este campo "incluyan biomarcadores", ya que "necesitamos desentrañar los mecanismos biológicos que explican la eficacia de los nutrientes esenciales". Hay indicios de que éstos pueden reducir el estrés oxidativo e influir de forma positiva en el funcionamiento del sistema inmune y en las neurotrofinas, proteínas como el BDNF que aumentan la resistencia de las neuronas al estrés. "Todas estas vías moleculares están implicadas en la patogénesis de la depresión y otras enfermedades mentales".

Información obtenida de:

Enrique Mezquita


Dr. Miguel Ángel Fernandez Toran - Director Médico del Balneario de Cofrentes