Una hora diaria de ejercicio podria compensar los riesgos del sedentarismo

Una hora diaria de ejercicio podria compensar los riesgos del sedentarismo

Una hora diaria de ejercicio podria compensar los riesgos del sedentarismo

Una hora diaria de ejercicio podria compensar los riesgos del sedentarismo

Ejercicio
Ejercicio

Actividad fisica y sedentarismo

Han participado un millón de personas.

Una hora diaria de actividad física moderada compensaría los riesgos asociados a estar ocho horas al día sentado, según una serie de estudios que publica The Lancet.

Un nuevo estudio con más de un millón de personas indica que realizar al menos una hora de actividad física diaria, como pasear o montar en bici, podría eliminar el aumento del riesgo de muerte asociado a estar sentado durante ocho horas al día.

La inactividad física está asociada a un riesgo aumentado de enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer, y se relaciona con más de cinco millones de muertes al año. Además, como muestra el primer análisis económico global sobre el sedentarismo, este le supone a la economía mundial más de 67 mil millones de dólares en gasto sanitario y pérdida de productividad.

El hallazgo se extrae de una serie de cuatro artículos que ha publicado The Lancet. Los autores alertan de que ha habido muy poco progreso en atajar la pandemia de sedentarismo en los últimos años, y que la cuarta parte de los adultos aún no cumplen con las recomendaciones de actividad física.



Tiempo sentado, actividad física y riesgo de muerte

Los científicos analizaron datos sobre más de un millón de personas extraídos de 16 estudios distintos. Separaron a los individuos en cuatro grupos basados en su grado de actividad física, y concluyeron que las personas que pasaban ocho horas diarias sentadas pero eran físicamente activas tenían un riesgo de muerte mucho menor que aquellas que no lo eran pero permanecían sentadas durante menos tiempo al día.

De hecho, el aumento del riesgo de muerte asociado al sedentarismo se eliminaba en las personas que practicaban como mínimo una hora de ejercicio diario.

"Ha habido mucha preocupación por los riesgos sanitarios asociados al estilo de vida más sedentario de hoy en día. Nuestro mensaje es positivo: es posible reducir, o incluso eliminar, esos riesgos si somos activos, sin tener que practicar algún deporte o ir al gimnasio", afirma Ulf Ekelund, de la Escuela de Ciencias del Deporte Noruega y de la Universidad de Cambridge.

La investigación se centró en personas mayores de 45 años de Estados Unidos, Europa Occidental y Australia, así que quizá no se aplique a otras poblaciones.


Progreso desde los JJOO de 2012

Aunque ha habido progreso a la hora de desarrollar políticas nacionales, los autores advirtieron que estas no se estaban poniendo en práctica en muchos casos. En 2015, el 90 por ciento de los países tenían políticas en este sentido, pero sólo el 71 por ciento las puso en marcha.

Además, el 23 por ciento de la población adulta mundial y el 80 por ciento de los adolescentes escolarizados no cumplen con las recomendaciones de las OMS de realizar 150 minutos de ejercicio moderado a la semana.

Incrementar los niveles de actividad física requerirá colaboración entre escuelas, planificación urbana, transporte... y mayores esfuerzos para señalar al ejercicio como un factor de riesgo en la práctica clínica. "Problemas a gran escala requieren soluciones a gran escala, y necesitamos compromiso por parte de los gobiernos y las organizaciones internacionales para afrontar este desafío de salud global", concluye Rodrigo Reis, de la Universidad Washington de Sant Louis, Estados Unidos.


Dr. Miguel Ángel Fernández Toran - Director Médico del Balneario de Cofrentes